Acupuntura en el colegio Trabenco El Pozo

El colegio Trabenco el Pozo es una cooperativa de profesores asentada en el Pozo de Vallecas en Madrid. Es un centro muy especial porque desde hace cuarenta años lucha por mantener su acción de transformación social en el barrio. Su deseo de mantenerse en la vanguardia educativa conectó rápidamente con la filosofía que ERCER tiene en sus proyectos de educación. A partir de ahí comenzó un proceso de búsqueda conjunta de mejoras en el entorno educativo.

En el colegio Trabenco ERCER puso en marcha su proceso de análisis de la situación. Un análisis basado en tres aspectos diferentes. Por un lado un análisis exhaustivo de la situación arquitectónica llevada a cabo por especialistas de ERCER en este apartado. Por otro lado se realizó un análisis estratégico de la mano de expertos en esta materia con una dilatada trayectoria en procesos de transformación digital. El tercer apartado fue un análisis pedagógico: esta es una de las novedades del proceso que ERCER realiza en la intervención arquitectónica de los centros. Un grupo de asesores (profesionales de la educación) realizaron una observación y unos talleres con la Comunidad Educativa (dirección, profesores, personal de administración y servicios, padres y madres y alumnos). Fruto de esta observación detallada, el equipo de diseño y arquitectura de ERCER planificó una intervención en la entrada del pasillo de Educación Infantil.

No se trató de un cambio de todo el centro. El proyecto consistió en buscar los puntos estratégicos que pueden hacer cambiar las dinámicas negativas de un centro y potenciar las positivas. Esto es lo que denominamos acupuntura arquitectónica. La intervención en puntos específicos, posibilitan mejoras en el conjunto del centro.

La obra se realizó durante el verano de 2020 y, a pesar de la pandemia de Covid, se ejecutó en menos de cuatro semanas. El proyecto consistió en la eliminación de los tabiques que separaban las clases con el recibidor generando un espacio de paso y encuentro. Dichos tabiques fueron reemplazados por paneles de cristal que han dado una enorme luminosidad al espacio.

El pasado mes de noviembre nos reunimos con la dirección del centro y con la coordinadora de Educación Infantil para que nos contaran sus impresiones. Lo primero que han destacado es que los niños y niñas han encontrado un espacio muy bonito y luminoso que les ha dado motivación extra. Las familias han visto como su colegio se ponía guapo y eso es muy importante en un barrio con dificultades económicas y sociales. Las dinámicas de clase se han visto mejoradas porque han conquistado un espacio extra. Ahora además de las tres aulas y el aula TEA las profesoras y especialistas cuentan con un espacio muy flexible que utilizan para determinadas actividades. “Ahora- nos decía Marta, coordinadora de Infantil- a pesar de las medidas covid, contamos con un espacio para hacer actividades más flexibles. Además controlamos los movimientos de los niños cuando van al baño. El único inconveniente es que ahora, los compañeros de primaria, nos miran con un poco de envidia, ja,ja.

Entrar en un colegio siempre es algo casi sagrado. Observar a un grupo de niños y niñas de tres años de camino de su aula al baño, sentándose en unas gradas a mirar un libro, saltando o escondiéndose, en definitiva, jugando y disfrutando es una experiencia aún más mágica. Cuando una punción de acupuntura funciona el colegio mejora y eso se puede ver cuando te asomas al pasillo de infantil del colegio Trabenco.

ERCER | DISEÑO, CONSTRUCCIÓN E INSTALACIONES

Contacto